Demos la bienvenida a El Español

Avatar de El Español en Twitter

Por más vueltas que le doy a la cabeza no recuerdo que el lanzamiento de un periódico haya levantado tanta expectación como El Español, que verá la luz el próximo otoño. El periodista Pedro J. Ramírez es el ideólogo de esta nueva cabecera, siendo condiderado como uno de los comunicadores más influyentes del país. Con la llegada del nuevo año, el  riojano anunció cual campanadas doce tweets este nuevo proyecto empresarial.

Pero antes de dar la bienvenida al 2015, la hija de Pedro J., María Ramírez, y su yerno, Eduardo  Suárez, empezaron a gestar con un blog de ideas e innovación periodísticas, #nohacefaltapapel, los primeros esbozos del que será un nuevo medio de comunicación, nombre con el que se ha creado la editorial de este digital. Reconozco abiertamente que el ex director de El Mundo no es santo de mi devoción, pero admito y le reconozco su valentía en muchos temas que han servido para denunciar la mediocre clase política que tenemos en este país. Al igual que adopto esa profesionalidad critico ese acercamiento al poder gubernamental cuando le interesa.

El Español nace con la idea de ser grande, referente e influyente, esa es mi opinión, aunque en su ADN  (y cuentan de Twitter) quieran destacar por “universal, independiente, combativo, plural, innovador, ecuánime, inteligente, tuitero y tuyo”, todo un decálogo de intenciones al más puro estilo para destacarse entre los demás.

Intuyo, y casi podría estar seguro, que El Español no será un elemento de información más. Estando detrás Pedro J. se puede esperar cualquier cosa, buena o mala, según para quién, y no dejará indiferente a nadie. En menos de dos días desde el anuncio de su próxima creación cuenta con más de cincuenta mil seguidores en Twitter, una cifra nada baladí para una sociedad ávida de información que fiscalice al sistema.

En la web anuncian que a partir del próximo día 11 de enero abrirán una ventana a modo de blog para dar a conocer toda la gestación de este nuevo medio. De manera muy humilde sólo puedo darle la bienvenida, y cuando decimos que la democracia se merma cuando se cierra un medio de comunicación, tendremos que estar de enhorabuena en el momento de apreciar un nuevo alumbramiento. Además, el nombre de El Español está precedido de antiguas aventuras periodísticas del siglo XIX que dejaron su impronta en este país, y donde escribieron grandes como Larra, Espronceda o Donoso Cortés.

¿Por qué no creo que WhatsApp sea un canal alternativo para las PYMES?

Hace unos días leí con mucho interés en el blog de Beatriz Riaño que WhatsApp es un canal alternativo para las PYMES. Argumentó cinco motivos por los que elegir dicha aplicación móvil que me resultaron muy interesante. Le respondí al tweet donde dejaba el enlace para leer el post diciendo: con todo el respeto, creo que no.

Sinceramente no veo en esta plataforma de comunicación ese canal para las pequeñas y medianas empresas, pese a que son éstas las que siempre tienen que estar innovando para llegar a su verdadero público, que es el más cercano.

El que no crea que WhatsApp es, ahora y al menos a medio plazo, un canal de comunicación perfecto para las PYMES quiera decir que esté en desacuerdo con todo lo escrito por Riaño, porque considero que describió algunos puntos que tiene su lógica y que apoyo en su totalidad.

Primer punto.   Whatsapp puede convertirse en un gran canal de comunicación interna, para satisfacer las necesidades a nivel organizacional. Su instantaneidad y versatilidad en cuanto a envíos de distintos formatos (videos, texto, imágenes, links, geolocalización), resulta muy interesante para satisfacer dichas necesidades a tiempo real y canalizar diferentes ideas, por parte de los trabajadores de una empresa. Además fomenta la pertenencia a un grupo o equipo organizacional”.

No pongo en duda que es una gran herramienta de comunicación interna, tanto para una sola empresa (con sus empleados) como para la organización en su conjunto. La instantaneidad es fundamental a la hora de enviar todos esos formatos que ha descrito y que son necesarios para tener algo que yo llamo sentimiento de pertenencia. Aunque a veces es mejor estar sólo, en situaciones de este tipo es clave la unión para el crecimiento empresarial, ya que como dicen los expertos, más de la mitad de este tejido aporta gran parte al PIB de nuestro país.

Segundo punto. “Whatsapp es un canal de comunicación económico, práctico e ilimitado. Además se puede utilizar en cualquier momento  y es ideal para complementar mensajería instantánea y multimedia”.

Totalmente de acuerdo. Más barato que gratis (al menos el primer año) no hay nada, y tras el segundo abonar menos de un euro cada doce meses no es un gran desembolso. Eso sí. WhatsApp (y ahora que lo ha comprado Fecebook) tendría mucho que mejorar en cosas tan básicas como la imagen o videollamadas entre otras, (esto es una apreciación muy personal que no creo que nos lleve a la más mínima discrepancia.

Tercer punto. “Es una plataforma con un gran poder de comunicación externa para las empresas. Con la que podemos comunicarnos con nuestros clientes potenciales, generando una conversación basada en la cercanía. Pero también es una forma de entablar una relación, mucho más estrecha, con nuestros proveedores”.

Este punto ya no lo veo tan claro, y lo argumento. “Es una Plataforma con un gran poder de comunicación externa para las empresas”. Estamos hablando de PYMES, de la tienda de al lado de casa (que no del súper, que también podría ser). Creo que soy de los pocos que todavía creen en este tipo de empresas. Te voy a poner un ejemplo que todavía tengo reciente. Hace poco renové las gafas, y de la óptica, me enviaron un mensaje por WhatsApp para decirme que ya las tenía lista y que podría acercarme por ellas. ¿Esa es la “conversación basada en la cercanía” a la que te refieres? Con los años, lo que ha cambiado es la típica llamada de teléfono por este tipo de mensajes, ya que el fin es el mismo: avisar. Cierto es que también se podría utilizar para avisar de ofertas promociones y acciones de este tipo, pero al tercer o cuarto mensaje seguro que no se le haría caso. Al menos yo esos mensajes los sentiría como spam.

Cuarto punto. “Es una herramienta de comunicación con gran poder de segmentación. Permite lanzar mensajes idóneos a grupos determinados, donde la retroalimentación o feedback está prácticamente asegurados”.

Tienes toda la razón, pero lo veo más enfocado entre las personas que no entre empresas o personas. Está claro que quién ejerza la retroalimentación es porque acepta recibir esos mensajes. En el momento que el feedback no se lleve a cabo, la comunicación está siendo inútil.

Quinto y último punto. “Esta aplicación móvil puede convertirse en un canal efectivo de atención al cliente. En una empresa es básico asegurar una buena política de gestión de información y de quejas. Con este canal se podrán resolver dudas en el momento y mantener informados ad hoc a nuestros clientes sobre promociones, descuentos …”

Para no ser reiterativo ya quedó respondida en el tercer punto.

Con esto lo que he pretendido dar mi versión del porqué no creo que WhatsApp sea, al menos hoy día, un canal de comunicación para las PYMES… al menos con sus clientes. Otra cosa sería entre colectivos empresariales, aunque el caso es lo mismo.