La política ha dejado de ser comunicación

Los debates políticos han llegado a tal extremo que más bien parecen peleas barriobajeras. En los mismos predominan más la discusión porque sí que buscar argumentos para encontrar soluciones a los conflictos. Ha llegado a tal extremo los enfrentamientos de los políticos españoles que la imagen de los mismos está quedando muy dañada. ¿Qué credibilidad pueden dar estas personas que se insultan sin argumento alguno? ¿Este es el mensaje que quieren trasladar desde el Parlamento a la sociedad que les mantiene para que vivan a costa del erario?

Imagen de Pedro Sánchez y Pablo Casado durante una sesión de control al gobierno en el Congreso. FOTO: Europapress

Esa verborrea donde las descalificaciones toman un sobresaliente protagonismo no hace más que permear a unos ciudadanos que en los próximos meses tenemos dos citas electorales. Lo peor de todo no es lo que dicen, sino qué queda de ello. Cuando se echen a la calle a pedir el voto ¿qué programa intentarán vender a la ciudadanía para que confíen en ellos?

No hay más que ver la televisión (telediarios, programas de actualidad o tertulias políticas) oír la radio o leer los periódicos para darse cuenta que la política está muriendo. Los partidos, y especialmente los asesores de los propios políticos, se han dado cuenta que lo que vende no es otra cosa decir la mayor barbaridad para llegar al posible votante, a un elector que cada vez está más segmentado debido a las apariciones de las nuevas formaciones, y ahí están los líderes para dejarse notar sacando a relucir su impronta, o como algunos lo llaman, extremismo.

Se dice que la comunicación política es  «una disciplina de la ciencia política y de la comunicación, que se ocupa de la producción, la difusión, la diseminación, y de los efectos de la información, tanto a través de los medios de comunicación masivos, cuanto de los interpersonales, en un contexto político». ¿De verdad es esto lo que oímos todos los días?

Agumenta Nuria Maña que en comunicación política “lo importante no es lo qué se dice, sino cómo se dice”. El cómo ha pasado de ser la moderación y la educación en la mayoría de los casos a la impronta y el insulto sin que para ello se pasen filtros. Cuando lleguen las elecciones se quejarán de la escasa participación y el abstencionismo. No hay más que ver el hartazgo de los que les mantienen en sus poltronas.