en Comunicación

Abrazando el ‘infotainment’

Me llamó la atención el otro día en la entrevista que le hicieron a la televisiva Olga Viza en Ecoteuve donde daba a entender que gracias al infotainment, Donald Trump está ahora mismo dirigiendo el mundo desde la Casa Blanca. En la respuesta argumenta que los informativos españoles de las distintas cadenas están “abrazado la cultura de infotainment americano” dejando entrever que este movimiento puede estar dando protagonismo a quién no lo merezca.

Dicen los que entiende de esto que el infotainment no es más que la mezcla de información y entretenimiento. Hasta ahí bien, pero no veo yo mucha diversión en los telediarios salvo en los chistes de Matías Prats cuando la noticia y momento lo permite.

No sé si el infotainment tiene que ver con la manera en la que cada presentador o presentadora ofrece la información a los televidentes. En eso sí que se hemos cambiado notablemente; y no hay más que cambiar de canal para ver que hay algunos que son más solemnes que otros, pero de ahí a que haya entretenimiento…

Ahora bien. Argumenta Tomás Fuentes, profesor de postgrado en guion de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, que en el infortainment “prima más el show que la información”, y que en España lo podemos asemejar al programa Salvados de Jordi Évole. Está claro que el espacio del periodista catalán es entretenimiento donde predomina la información y sí se puede asemejar a la palabra en cuestión.

Si leemos entre línea de lo que decía en la entrevista Viza, da que pensar que este abrazo al infotainment puede llevarnos a tener como sostén de nuestro paraguas a gobernantes a los que se les están dando más protagonismo del que merezca. Seguro que más de uno tiene ya a alguien en su cabeza, y no hay más que mirar al recién formado gobierno de Andalucía para darse cuenta de por dónde pueden ir los tiros.