Podemos se entrega a su público

No voy a negar que me he permitido dedicar parte de mi tiempo para ver, escuchar y leer un buen puñado de argumentos se han descrito durante el día de la multitudinaria asamblea de Podemos que está celebrando en Madrid. Sin duda alguna ha sido una experiencia agradable independientemente de la ideología política que pueda tener. Me ha marcado considerablemente la sentencia que realizó su líder, Pablo Iglesias, argumentando que si no prospera su idea de partido se retirará para dejar paso a la otra, al parecer con más sentimiento popular y que promulga en también eurodiputado Pablo Echenique.

Asamblea de Podemos en Vistalegre. Foto: www.europapress.es

Si algo bueno tiene esta experiencia de Podemos es su sistema asambleario, donde la voz real de la calle tiene el verdadero peso político que tanto promulgan los políticos profesionales, y que ningún partido pone en práctica. Siento admiración por Podemos y por Pablo Iglesias especialmente, dado que su presencia en este sector ha dado un aíre más fresco a la política nacional. No me cabe duda alguna que lo que ha logrado (y está consiguiendo) Podemos se debe principalmente a Iglesias y al grupo que está tras él. No creo que vaya a sorprender a nadie el discurso que hasta ahora ha mostrado éste, pero me descuadra notablemente que su figura pueda salirse de esos ideales que están creando tantas personas que confían ciegamente en su persona.

Sería un error mayúsculo y de consecuencias casi inexplicable que Pablo Iglesias, en caso de que su propuesta de liderazgo no saliera adelante, abandone esa primera línea cuando lo más coherente sería un diálogo para lograr un consenso. Si Podemos no tiene al frente a Pablo Iglesias, entonces sí que sería una catástrofe para la organización. Muchos, por no decir la totalidad de los que siguen a Podemos, es, principalmente, por el mensaje que transmite un tipo que ha roto con el estereotipo del político. Tampoco quiero pensar que ese mensaje lanzado por Iglesias ha sido una amenaza para encumbrar aquel viejo dicho de estás conmigo o contra mí, porque si ha sido así, no está jugando un partido limpio. Los resultados no se conocerán hasta que no finalice el proceso de votación que se celebrará entre los días 20 y 26 de octubre.