en Comunicación

Se veía venir, Toñi Moreno

Debo decir que no soy fan de este tipo de programas, pero reconozco que hacen una gran labor social en algunos casos. Mucho se ha dicho y hablado del magazine vespertino de La 1, Entre Todos, que presenta Toñi Moreno. No voy a entrar en si es ético o no lo que hace el ente público RTVE con Entre Todos. Para eso están otros expertos que se dedican a estar pendiente cada minuto de lo que salen en los distintos canales de televisión. Esta mujer me cae bien. Creo que es simpática y el público empatiza con ella, pero tiene un defecto: “empalaga” demasiado. Además, también está siendo objeto de burlas del algún que otro programa de zapping que, día sí y día también, expone a su audiencia algunas torpezas de la presentadora.

https://youtu.be/hWDAXPcExFk

Además del contenido del programa también se ha hecho público su sueldo, y es que según algunos medios, Toñi Moreno se “embolsa” diariamente 1,400 euros por programa. Si hacemos las cuentas de aquella manera, 1,400 por 5 es igual a: 7,000 euros a la semana, que por cuatro, suma 28,000 euros/mes, más o menos. ¿Si lo cobra será porque se alguien se lo paga, no?

Lo que más me ha extrañado es que todavía existan personas que se rasguen las vestiduras y clamen al cielo por cosas de este tipo. Vamos a ver. No voy a salir en defensa de la presentadora pero, entiendo, que los que llaman a estos programas son criaturas que quieren a ayudar a otras sin pedir nada a cambio; porque tienen buena voluntad. ¡Qué importa lo que gane Toñi Moreno si el deseo de muchos de regalar, 20, 50, 100 o 1,000 euros es para beneficiar a otros que no tienen nada!

También entiendo que algunos quieran tener su momento de gloria dejándose notar haciendo comentarios de este tipo, pero no creo que sea ético ni moral echarle en cara a una persona que hace su trabajo lo que gana para justificar su donación. Cuántos despilfarros se han realizado en este país y nos ha dado igual o hemos mirado para otro lado. Como diría un clásico: nos la cogemos con papel de fumar.