¿Valoramos nuestro trabajo?

No voy a negar cierta sensación desagradable cuando leo esta tarde que la versión española de The Huffington Post, un prestigioso medio de comunicación que basa sus noticias en análisis de prestigiosos periodistas y blogueros, no pagará a sus colaboradores. ¡Ostras! –pensé-. El mundo al revés. Profundizando en la información (clica aquí para ver el origen de la noticia), seguía sin entender cómo es posible llegar a esta situación.

Hace meses salió publicado que el Grupo Prisa había llegado a un acuerdo con la editora y presidenta de esta cabecera, la Sra. Arianna Huffington, para crear la versión en español de este exitoso medio de comunicación. También se dio a conocer que la periodista Montserrat Domínguez, directora del programa A vivir que son dos días que se emite sábados y domingo en la Cadena SER, sería la directora de la nueva cabecera. Mejor profesional no habrían podido elegir –destaqué- cuando conocí la información.  Lo que me cuesta creer es cómo la Sra. Domínguez se atreve a publicar a través de su Twitter que se abstengan los blogueros que quieren cobrar por escribir en The Huffingtton Post enviarle el currículum. También reconoce que los 25.000 blogueros que han participado en alguna ocasión en el medio no han cobrado.

Analizando fríamente los twits que ha escrito la periodista de la SER, llego a pensar que no le falta razón en lo que ha redactado, pero también realizo otra observación de la que me cuesta encontrar alguna respuesta, al menos de manera inmediata. ¿Quién está dispuesto hoy día a trabajar gratis? ¡Vale! Le damos otra vuelta. ¿Cuántos blogueros de prestigio daría lo que no tienen para expresar sus opiniones en The Huffington Post? No creo que muchos. O sí, dependiendo de lo que valoren su trabajo.

Una vez puesto en antecedentes, analizaré la exposición de hoy. Echemos la vista a la última línea del párrafo anterior. ¿Cuánto valoras tu trabajo? ¿Estarías dispuesto a trabajar gratis? Si es para aprender, seguro que sí. Al menos yo lo habría. Es más, lo hice en mis inicios cuando me formaba para desarrollar la profesión que hoy me da de comer. ¿Merece la pena el sacrificio para un posterior reconocimiento? Sí. Pero, fijémonos en la historia que nos ha traído hasta aquí. ¿Escribiría gratis para The Huffington Post? Ahora mismo diría que no. Quizás, mañana. Tampoco he mandado ninguna petición para ser colaborador. Lo más importante, creo, es la valoración personal que tanto uno mismo con los demás tienen de ti. Hace justo un año aprendí de un profesor de la UMA, Ignacio Hertogs, que una persona vale por lo que hace. Pondré un ejemplo más claro. Soy un empresario y ofrezco un servicio, de calidad. Le presento un presupuesto a un cliente y le parece caro. Si consideras que esa cantidad es la que vale no debo rebajarlo. Ahí es donde quiero llegar. Hay que ser fiel y honrado con uno mismo.

Mi crítica con esta historia es la siguiente. No concibo cómo un medio de prestigio llega a estos extremos; encontrar colaboradores que trabajen gratis para que la Sra. Arianna Huffington se llene los bolsillos. Seguro que Montserrat Domínguez tendrá un sueldo (y bueno) por ser la directora. Alguien me dijo que la creadora de The Huffington Post era una persona con unos ideales muy conservadores, incluso que apoyó a Bush (hijo) cuando logró ganar por primera vez las elecciones a la Casa Blanca en 2000. Un ataque de cuernos le debió dar cuando fue su látigo a partir del segundo mandato, convirtiéndose desde entonces en su verdugo. Ahora resulta que más demócrata que ella no hay nadie en el mundo. Su cambio de ‘chaqueta’, o de tacones le salió a pedir de boca.

Algo que admiro de la Sra. Huffington es su afán emprendedor. Ha logrado casi de la nada crear un imperio, como la empresaria Kristina Szekely, que, en mi ciudad, Marbella, se dedica a vender casas de lujo a personas con posibles. Si no tienes al menos un millón de euros no te acerques a su inmobiliaria. Es más, con la Sra. Szekely me di cuenta que los parecidos razonables no están solo en las personas, también existe con los animales. Tiene un perro que es su alma gemela.

Este post fue escrito por un servidor en el blog Empresa de Comunicación el 10 mayo de 2012 para un proyecto de innovación educativa de la Universidad de Málaga, enmarcado dentro de la asignatura de Empresa de Comunicación con fines docentes y educativos del curso 2011/2012.

Prohibido desmoralizarse

No voy a negar una considerable frustración cuando uno ve en cualquiera de los informativos televisivos de este país que son más de cinco millones y medio las personas que están en paro en España. Sólo pensar en ese dato ya se te queda mal cuerpo, y en mi caso, siento impotencia al ver cómo familias enteras pasan por un calvario sobreviviendo con la ayuda de familiares directos: padres, suegros, hermanos, tíos, y en muchos casos, amigos. Entiendo que este no es el foro adecuado para expresar lo que siento, pero no nos merecemos esta clase política; ni la de ahora ni la de antes. El político de hoy día ha cambiado de manera tan radical su rol que, más que servir al pueblo, siente y desea que antes es él y los suyos que los que le han puesto en el lugar que ocupa. Salvo honradas excepciones, el político mira de espalada a la sociedad. Se limita a colocar bien su culo en la poltrona.

Las cifras de parados agobian y desmoralizan al más pintado. ¿Qué podemos hacer? No bajar los brazos y dejarnos llevar por la desilusión. Siempre habrá alguna salida por muy grande que sea el túnel. A tu casa no va a llegar nadie a ofrecerte un puesto de trabajo, aunque si puede ayudar para encontrar una oferta laboral el hecho de que una buena formación, algo de experiencia y una gran idea, puedan ser los elementos básicos para salir del atolladero. Es cierto que este mundo en el que nos movemos está lleno de gente que está muy preparada, y se nos presenta como una competencia feroz.

Con esto de la crisis las empresas están haciendo su agosto. La recién creada reforma laboral no está ayudando a la creación de empleo. Más bien a todo lo contrario, por mucho que comentaran desde el gobierno todas las facilidades que aplicarían a los emprendedores, a los jóvenes y a los empresarios, antes de dar la buena nueva con el abaratamiento del despido a 20 días por año trabajado.

Trabajo seguro que hay, pero a qué precio. Jornadas maratonianas con sueldos que no llegan ni al salario mínimo interprofesional. Con este tipo de medida no se valora al profesional, y se tira por los suelos el trabajo de muchos años una vez que se ha logrado el objetivo. Muchos se preguntan si ha merecido la pena todo el esfuerzo realizado. De momento no habrá más remedio que tirar con lo que hay (en caso de que lo hubiere), aunque nos parezca injusto. Pienso que es una de las medidas menos malas.

Si emprendemos -como aseguré en un post anterior- no esperes un milagro. No habrá más remedio que ser paciente, y se prohíbe bajar los brazos tras el primer revés. Más que esperar a que peguen en la puerta de nuestra casa, tocaremos las demás, porque siempre se nos abrirá alguna, aunque sea lejos. Cuando hayamos conseguido lo que queremos, sonarán el timbre, y al abrir la puerta estarán los reporteros de Españoles por el Mundo. Será el momento de contar cuál ha sido el secreto de éxito.

Este post fue escrito por un servidor en el blog Empresa de Comunicación el 2 de mayo de 2012 para un proyecto de innovación educativa de la Universidad de Málaga, enmarcado dentro de la asignatura de Empresa de Comunicación con fines docentes y educativos del curso 2011/2012.

Cuidado con el pajarito

No voy a negar mi admiración por las redes sociales, una sensación agradable que ha aumentado en el último año, aunque he de reconocer que cada día las observo con más recelo. Una amiga de mujer le comentó que si no tienes un perfil en Facebook no eres nadie. ¡Un argumento de narices, por no decir que tiene cojones la cosa! Es más, mi esposa no está presente en ninguna red social y es la mar de feliz. Tampoco quiero agobiaros con mis intimidades. A lo que voy.

La tecnología en internet es una de mis pasiones, y siempre que puedo me gusta echar un rato de lectura con las últimas novedades. El otro día me encuentro en El País este reportaje: Perfiles con muchos ‘huevos’. Me llamó tanto la atención –lo de los huevos- que no pasé a la siguiente página hasta no acabar las casi dos mil palabras del extenso artículo. Los que no lo hayáis leído pichad en el enlace. Llegando al fondo de la cuestión, me cuesta creer cómo es posible que haya empresas que sean capaces de adquirir miles de seguidores pagando una simbólica cantidad de dinero por aumentar su cuota de protagonismo en Twitter. ¡Vale! Son máquinas que hacen el trabajo, pero eso da igual.

Lanzo una pregunta a ver quién me la responde. ¿Qué credibilidad tiene una empresa o un particular que compra seguidores para su Twitter?  A la espera de la petición, daré mi humilde opinión. Credibilidad no tiene ninguna. No creo que sea ético comprar “voluntades” a cambio de aparentar lo que no son. Se me viene a la memoria una marca muy conocida por todos: Coca-Cola. En el momento de escribir esta entrada, cuenta con 526.209 seguidores en Twitter. Desconozco si esta firma ha utilizado este tipo de métodos para aumentar sus followers, aunque me puedo esperar cualquier cosa. Ahora pregunto, si fuese verdad este hecho, que Coca-Cola ha utilizado este tipo de “herramientas”, ¿qué necesidad tiene de llegar a este punto para hacerse un hueco en dicha red social? ¿No tiene prestigio suficiente?

Quizás el ejemplo no es el más acertado y haya que rebuscar en compañías sin escrúpulos que son capaces de venderse al mismísimo Demonio para alcanzar lo que buscan, aunque esto me lleva a hacer otra reflexión. ¿Por tener más seguidores es mejor la empresa? La calidad no se basa en cuántos hay detrás, sino en destacar de la competencia ofreciendo servicios que sean del agrado del cliente. Con esto no quiero desmerecer a firmas que se han ganado a pulso un buen número de fieles que siguen cual rebaño de ovejas a su pastor. ¡Perdonadme la osadía!

Twitter es algo más que una red social para tener admiradores. Es un medio para engrandecer la comunicación, un símbolo de libertad (creo yo, vamos), una manera de contarle al mundo lo que haces y lo que ves sin cortapisa alguna, y un medio donde todo el mundo tiene cabida, salvo que no merezcan estar en él. Mi perfil cuenta con 109 seguidores. A un buen puñado de ellos no los conozco de nada, aunque les agradezco desde este rincón el interés por lo que lanzo al estrellato.

Este post fue escrito por un servidor en el blog Empresa de Comunicación el 25 de abril de 2012 para un proyecto de innovación educativa de la Universidad de Málaga, enmarcado dentro de la asignatura de Empresa de Comunicación con fines docentes y educativos del curso 2011/2012.

En la red puede estar la solución

Vivimos en una sociedad tan global que parece que todo lo tenemos al alcance de las manos. Bueno, lo que se dice cerca no está, y si queremos lograr cualquier propósito tenemos que trabajar tanto que a veces llegamos a pensar que no va a merecer la pena. ¡Error! Nunca hay que bajar los brazos, y como apunté en mi entrada anterior, si tienes una meta, lucha por conseguirla. Podrá costar más o menos esfuerzo (hoy día algo más, si no, echad un vistazo a la crisis que está a nuestro alrededor), pero seguro que al final quedará la sensación de que valió para algo.

Reconozco abiertamente que, desde que estoy en la Universidad, mi vida ha cambiado considerablemente. Es raro, y como me decía mi difunto padre: “no te irás a la cama sin que hayas aprendido algo nuevo”. Seguro que esta frase le suena a más de uno. Voy a intentar que este comentario no tenga nada que ver con el que realicé la pasada semana, aunque no negaré que tiene algo de continuidad.

Uno de mis objetivos estaba en que cualquier emprendedor tiene derecho a sacar adelante sus ideas. La inversión económica frenaba muchos proyectos, pero al final esas buenas creaciones podían servir para ganarse la vida. Emprender, esa es la cuestión. Partimos de la base de que no encontramos financiación, que nuestras familias no nos pueden echar una mano, que vamos al banco y nos dicen que el grifo del crédito está cerrado. ¿Y ahora qué?

Echando la vista atrás, recuerdo que un día me hablaron del crowdfunding. No es más que una fuente de financiación a través de la red en la que hay emprendedores y mecenas. Unos exponen sus proyectos, y otros, dentro de sus posibilidades, aportan cantidades para ayudar a esos creadores. No es una manera más de hacer negocio. Y digo yo, ¿podríamos llevar a cabo nuestros proyectos a través del crowdfunding? ¿Y por qué no?

Ahondando un poco, empresas como Verkami o Partizipa se han posicionado como intermediarios de esta fórmula de mecenazgo compartido, que por un módico porcentaje, pueden ayudarte a hacer tu sueño realidad. Tenemos la idea y contamos con los recursos para iniciar la aventura. Ahora hay que comenzar a andar.

Dicen algunos que vivimos en la “generación perdida” y en parte no le falta razón, aunque me niego a compartir esta expresión. Cierto es que la mitad de los parados en España son jóvenes, y que muchos de ellos no han tenido la oportunidad de trabajar aún. Precisamente este sector es el que más fuerza tiene para sacar adelante sus ideas, y de camino de la ruina al país.

Quizás no son los ejemplos más adecuado, pero a los voy a mencionar han hecho posible que este mundo sea mucho más cómodo de lo que era hace unos años. Larry Page y Sergey Brin, los padres de Google. Una muestra de que una buena idea ha hecho que bucear por internet se convierta en nado libre. Otro, Mark Zuckerberg, que, porque lo dejó su novia, se enfadó, y creó Facebook. Dos ideas, dos éxitos sin precedentes. Si quieres emprender y conoces el crowdfunding, ¿qué más quieres para empezar? Ellos también se buscaron la vida para lograr lo que hoy son.

Este post fue escrito por un servidor en el blog Empresa de Comunicación el 19 de abril de 2012 para un proyecto de innovación educativa de la Universidad de Málaga, enmarcado dentro de la asignatura de Empresa de Comunicación con fines docentes y educativos del curso 2011/2012.

¿Cuánto cuesta emprender?

Hago esta pregunta sin saber si voy a poder responderla, y es que pese a tener cierta experiencia (ambigua) pero alguna experiencia, hay factores a los que no puedo llegar. Emprender. Esa es la palabra que hoy día está en boca de todos para intentar paliar la vergonzosa* crisis que nos azota desde hacer algunos años. Dicen los que saben de esto que no te puedes quedar parado, que tienes que mantener la mente activa para sacar a flote las ideas que hay en tu interior, que tienes que hacerte fuerte ante las adversidades que se presentan, que no dejes llevar por situaciones negativas… En definitiva, que hay que innovar.

He encontrado en el blog de Carlos Bravo (un gran tipo por lo que escribe), una entrada (le admito a los puritanos que quieran definirlo como post) en la que le ofrece al emprendedor responder a tres simples preguntas para sacar adelante una empresa. Son estas:

1. ¿Vas a poder sacrificar tu tiempo libre, tus fines de semana y tus vacaciones para seguir adelante con tu empresa?
2. ¿Quieres arriesgar una ruptura con tus amigos, tu mujer o pareja porque no haces otra cosa que trabajar?
3. ¿Puedes vivir durante meses o años no sabiendo si tu empresa todavía existirá dentro de dos o tres meses?

Las respuestas más coherentes serían afirmaciones positivas. Es decir, respondería sí a las tres  cuestiones. Estaría (y lo estuve) dispuesto a sacrificar todo mi tiempo para sacar adelante la empresa. Sí, arriesgaría una ruptura con los amigos y pareja,  ya que si yo no confío en mi propio proyecto ¿quién lo va a hacer? En mi caso tuve un apoyo total por parte de mis amigos y mi familia. Y, si no podría vivir meses o años sabiendo que el plan se puede ir al garete, también diría que sí, que podría vivir. Ese es el riego que se corre, que te pueden salir las cosas bien o te pueden salir mal.

Ahora. Nunca pienses que con dos días de trabajo te vas a hacer rico. Si a la vez que estás pensando en ser un emprendedor se te nubla la vista con los miles de billetes de 500 euros que va a ganar, mejor no hagas nada. Mi experiencia profesional me ha hecho entender la vida de tal manera que, ser un emprendedor, es trabajar en lo que cree, ya sea mejor o peor, pero en las ideas que quieres desarrollar. Ya tendrás tiempo de mejorarlas. Tendrás un trabajo para vivir, y no dependerás de un empresario que te explota echando más horas que un reloj trabajando en algo que no te gusta y, si lo haces, es por necesidad. Emprender, en definitiva, es creer en ti mismo.

Ahora, también digo que emprender no sale gratis. Cierto que es que para crear algunas empresas, sobre todo las start-ups, te puedes apañar con un teléfono móvil con conexión a internet y un ordenador, elementos básicos que buena parte del común de los mortales tenernos como algo habitual. (Espero no haber dicho un pecado). Si tienes la suerte de que vas a trabajar, vas a cobrar por lo que has desarrollado. Ahora bien. Que a nadie se le olvide que vivimos en un país donde se pagan impuestos, y donde, en muchos casos, tienes que abonarlos antes de cobrar las facturas. Somos así de chulos.

Que nadie se deje llevar por lo último que he comentado. Quién tenga una idea, que la ponga en práctica. Es la única manera de saber si ha merecido la pena llevarla a cabo.

*Hoy he visto el documental Inside Job, y no puedo comprender cómo los que nos han metido en esta maldita crisis siguen campando a sus anchas como si nada hubiese pasado. Los ricos son más ricos y los pobres pierden sus casas porque no pueden pagar al banco ¡País!

Este post fue escrito por un servidor en el blog Empresa de Comunicación el 12 de abril de 2012 para un proyecto de innovación educativa de la Universidad de Málaga, enmarcado dentro de la asignatura de Empresa de Comunicación con fines docentes y educativos del curso 2011/2012.

Profesiones 2.0

No os voy a negar que hayan sido muchas las inquietudes que me han surgido desde que me dieron la posibilidad de escribir las entradas en este blog, pensamientos que vosotros leéis con respeto. Antes de continuar voy a pedir perdón por si alguien se siente ofendido con lo voy a escribir en las próximas líneas. Todo lo que relataré está realizado desde mi más profunda admiración hacia personas a las que van dedicadas, aunque, me vais a permitir que haga de abogado del Diablo porque todavía hay cosas que no acabo de entender.

Voy a tomar como referencia un artículo publicado por Raquel Vinader Segura, Natalia Abuín y Alberto García García en la revista digital Telos sobre los nuevos perfiles. Los autores destacan profesiones emergentes que cuentan con un gran protagonismo como: SEO (Search Engine Optimizer), CM (Community Mannager), Social Media Analyst, Chief Blogging Officer y el creativo digital.

Jamás negaré que mi desconocimiento sobre estas nuevas labores profesionales era casi total hasta el pasado año, cuando ingresé en la Universidad. Recuerdo que en alguna ocasión oí algo, pero, sinceramente, no le ponía mucha atención, porque no sabía de qué estaban hablando. Con el paso del tiempo he ido familiarizándome con estos términos.  Cuando te presentan a alguien y dicen de él que es Community Mannager lo saludas como alguien importante. Claro, no todos los días te codea con un individuo que tiene una profesión que está más cerca de la NASA que de la vida real. Los que entiende de esto argumentan que un Community Mannager es el profesional encargado de gestionar y moderar comunidades on line. Vamos, el que pone en orden tus seguidores en Facebook, en Twitter, en Tuenti (si eres muy infantil) o en un blog. Se entiende que todo tiene que ser muy profesional.

Una de las preguntas que me hago es dónde se consiguen titulaciones de este tipo. ¿Quién otorga a un profesional la catalogación de Comnunity Mannager, SEO, ¿Social Media Analyst o Chief Bloggin Office? Es raro el día que no me ponga por delante de una persona que dedique su profesión a uno de estos nuevos perfiles profesionales. Todavía no me he visto en esta tesitura, pero seguro que llegará el día que me encuentre a alguien y en vez de darme una tarjeta de visita o de presentación me entregue un folio din A4 con una lista en la que se describan todas sus especialidades y cualidades.

No me olvido que la mayoría de los que estamos inmersos en este proyecto somos estudiantes de Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad de Málaga, y seguro que cuando salgamos por la puerta con nuestro título bajo el brazo una vez que finalicemos con éxitos los estudios podamos dedicarnos a una de estas profesiones. Y, ese día cuando llegue, al igual que ahora, me seguiré preguntando, ¿quién me otorga la potestad para desempeñar esta labor? Lo mismo saldrá una voz escondida que manifieste que las carreras universitarias tienen muchas salidas profesionales.

Este post fue escrito por un servidor en el blog Empresa de Comunicación el 28 de marzo de 2012 para un proyecto de innovación educativa de la Universidad de Málaga, enmarcado dentro de la asignatura de Empresa de Comunicación con fines docentes y educativos del curso 2011/2012.

Los real y lo irreal van en paralelo

El otro día me surgió una duda, y no es otra cosa que ver si se pueden aplicar los conocimientos aprendidos en la Universidad a la vida laboral y cotidiana. A priori no parece una respuesta complicada, y seguro que, a casi todo al que se le pregunte, diría que sí, incluido un servidor. Viendo un anuncio de televisión escuché una frase que a muchas personas le es familiar: “nadie nace sabiendo”. Es verdad, y no lo pongo en duda. La vida nos enseña a recoger sabiduría y a aplicarla cuando tengamos que hacer uso de ella.

Realizada esta pequeña introducción voy a expresar mi disconformidad con esa duda inicial. Al igual que he manifestado y aprobado una simple lógica, entiendo que, una vez finalizada la carrera escogida, tenemos el título bajo el brazo y nos lanzamos al mercado laboral en busca de una oportunidad para aplicar todo lo adquirido, llegamos a un mundo que no tiene nada que ver con lo que nos han vendido.

Teniendo en cuenta que la mayoría de las personas que participamos en este proyecto somos estudiantes, junto con unos cuantos profesores, muy pocos somos los que tenemos experiencia ahí fuera. Sin analizar el marcado laboral –que nos llevaría para un análisis más profundo-, una vez encontrada la primera oportunidad no sabemos (y nos introduciremos todos) corresponder a lo que requieren de nosotros. Me explico. Un licenciado (dentro de unos años será graduado) encuentra un trabajo. Le contrata una empresa para desempeñar una labor ya que cumple todos los requisitos demandados. Cuando va a realizar el trabajo encomendado no sabe desarrollarlo y tiene que pedir ayuda a los compañeros. Argumento dos razones: que, de verdad, no tenga ni idea de cómo hacerlo, lo cual ha sido una pérdida de tiempo los años que ha estado dedicado a los estudios, o las técnicas de trabajo que le han enseñado son totalmente distintas a la que realizan en la empresa que le ha contratado. En ambos casos tiene que pedir ayuda.

Luego está otra situación que, sinceramente, me parece mucho más sangrante, y también real como la vida misma. En este ejemplo ocurre todo lo contrario. Imaginemos los mismos términos anteriormente citados. Llega el primer día de trabajo, y en vez de aplicar todos los conocimientos aprendidos en proyectos reales (aquí sí que no tiene que pedir ayuda a nadie), le ponen a hacer fotocopias, repartir el correo o que le lleve el café al jefe. ¿Tanto estudiar para ser el de los recados? ¿Cuántos cafés tendrá que repartir para sacarle provecho a tantos años de estudios y al sacrificio de los padres?

También existe una tercera opción, quizás la más racional. Trabajar sin problema alguno cumpliendo el objetivo por el que se ha preparado durante unos cuantos años. Hoy día, tal y como está la cosa, se puede considerar un éxito. Una cuarta y juro que ya acabo. Un licenciado con un máster, y si me apuran, también con un doctorado, trabajando poniendo hamburguesas y refrescos en un McDonald’s. ¿Tanto esfuerzo para esto?

Este post fue escrito por un servidor en el blog Empresa de Comunicación el 21 de marzo de 2012 para un proyecto de innovación educativa de la Universidad de Málaga, enmarcado dentro de la asignatura de Empresa de Comunicación con fines docentes y educativos del curso 2011/2012.

Aprender de los errores

La frase que más suele utilizar un veterano para animar a un novato es que “de los errores se aprende”. Evidentemente nadie nace sabiendo, y sólo el afán de superación es lo que le hace a uno que intente salvar cada día los obstáculos que se encuentran por el camino. Son muchos los motivos que puede llevar a una persona a emprender, a depender de sí mismo, y a ser capaz de gestionar todos los recursos que tiene a su alcance para culminar un reto. Apostar por una iniciativa ya es un detalle importante, pero si además acierta en la decisión y es capaz de eliminar todas las barreras, el éxito está asegurado, o al menos existen escasas opciones para el fracaso.


Hasta cierto punto me puedo considerar un emprendedor, un creador de empresa que un día fui capaz de iniciar y llevar a cabo un proyecto, un proyecto que fracasó. ¿Por qué? Muy fácil. No tenía ni idea de cómo gestionar lo que mis manos y mi cabeza crearon. Mi profesión me condujo al mundo de la verdadera gestión de la comunicación, a esa fábrica de crear noticas para los medios. Redactar un comunicado o una nota de prensa es relativamente sencillo siempre que se tengan todos los detalles de la información que se quiera ofrecer. Tampoco es muy difícil gestionar una conferencia de prensa. Lo importante, y para que tenga éxito, es conocer los tiempos, los temas del día y garantizar la presencia de los medios. Con ello puedes tener asegurado un hueco en la agenda setting. Pero una empresa de comunicación no sirve solo para hacer notas, comunicados y organizar ruedas de prensa. Es mucho más. El contacto con el posible cliente es determinante.


Mi principal error fue dejarme llevar por lo que hacían los demás en vez de aplicar las técnicas y todo lo que aprendí como informador. No supe seleccionar al público objetivo, no realicé un análisis del entorno, no llevé a cabo ningún tipo de estudio para conocer si era el momento más adecuado e invertir parte de los ahorros en el proyecto. No tuve en cuenta a mi competencia, que era mayor de la esperada.


Pese a todo, el tiempo me dijo que, si hubiese aplicado mis propias ideas, el proyecto seguiría vivo, o al menos no hubiese tenido su ocaso a los pocos meses de su creación. Aprendí que no todo lo que hace el rival es lo mejor, y que las ideas de uno, por muy elementales que pudieran parecer, no eran del todo malas. Había que aplicarlas en el momento adecuado. No supe hacerlo. Cuando realicé el verdadero análisis fue muy tarde, con el consiguiente gasto de tiempo y dinero empleado. Tras más de un lustro sigo confiando en la viabilidad de una empresa de comunicación, pero cada cosa a su tiempo. Dicen que la paciencia es un grado.

Este post fue escrito por un servidor en el blog Empresa de Comunicación el 16 de marzo de 2012 para un proyecto de innovación educativa de la Universidad de Málaga, enmarcado dentro de la asignatura de Empresa de Comunicación con fines docentes y educativos del curso 2011/2012.

La política ha dejado de ser comunicación

Los debates políticos han llegado a tal extremo que más bien parecen peleas barriobajeras. En los mismos predominan más la discusión porque sí que buscar argumentos para encontrar soluciones a los conflictos. Ha llegado a tal extremo los enfrentamientos de los políticos españoles que la imagen de los mismos está quedando muy dañada. ¿Qué credibilidad pueden dar estas personas que se insultan sin argumento alguno? ¿Este es el mensaje que quieren trasladar desde el Parlamento a la sociedad que les mantiene para que vivan a costa del erario?

Imagen de Pedro Sánchez y Pablo Casado durante una sesión de control al gobierno en el Congreso. FOTO: Europapress

Esa verborrea donde las descalificaciones toman un sobresaliente protagonismo no hace más que permear a unos ciudadanos que en los próximos meses tenemos dos citas electorales. Lo peor de todo no es lo que dicen, sino qué queda de ello. Cuando se echen a la calle a pedir el voto ¿qué programa intentarán vender a la ciudadanía para que confíen en ellos?

No hay más que ver la televisión (telediarios, programas de actualidad o tertulias políticas) oír la radio o leer los periódicos para darse cuenta que la política está muriendo. Los partidos, y especialmente los asesores de los propios políticos, se han dado cuenta que lo que vende no es otra cosa decir la mayor barbaridad para llegar al posible votante, a un elector que cada vez está más segmentado debido a las apariciones de las nuevas formaciones, y ahí están los líderes para dejarse notar sacando a relucir su impronta, o como algunos lo llaman, extremismo.

Se dice que la comunicación política es  «una disciplina de la ciencia política y de la comunicación, que se ocupa de la producción, la difusión, la diseminación, y de los efectos de la información, tanto a través de los medios de comunicación masivos, cuanto de los interpersonales, en un contexto político». ¿De verdad es esto lo que oímos todos los días?

Agumenta Nuria Maña que en comunicación política “lo importante no es lo qué se dice, sino cómo se dice”. El cómo ha pasado de ser la moderación y la educación en la mayoría de los casos a la impronta y el insulto sin que para ello se pasen filtros. Cuando lleguen las elecciones se quejarán de la escasa participación y el abstencionismo. No hay más que ver el hartazgo de los que les mantienen en sus poltronas.

Abrazando el ‘infotainment’

Me llamó la atención el otro día en la entrevista que le hicieron a la televisiva Olga Viza en Ecoteuve donde daba a entender que gracias al infotainment, Donald Trump está ahora mismo dirigiendo el mundo desde la Casa Blanca. En la respuesta argumenta que los informativos españoles de las distintas cadenas están “abrazado la cultura de infotainment americano” dejando entrever que este movimiento puede estar dando protagonismo a quién no lo merezca.

Dicen los que entiende de esto que el infotainment no es más que la mezcla de información y entretenimiento. Hasta ahí bien, pero no veo yo mucha diversión en los telediarios salvo en los chistes de Matías Prats cuando la noticia y momento lo permite.

No sé si el infotainment tiene que ver con la manera en la que cada presentador o presentadora ofrece la información a los televidentes. En eso sí que se hemos cambiado notablemente; y no hay más que cambiar de canal para ver que hay algunos que son más solemnes que otros, pero de ahí a que haya entretenimiento…

Ahora bien. Argumenta Tomás Fuentes, profesor de postgrado en guion de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, que en el infortainment “prima más el show que la información”, y que en España lo podemos asemejar al programa Salvados de Jordi Évole. Está claro que el espacio del periodista catalán es entretenimiento donde predomina la información y sí se puede asemejar a la palabra en cuestión.

Si leemos entre línea de lo que decía en la entrevista Viza, da que pensar que este abrazo al infotainment puede llevarnos a tener como sostén de nuestro paraguas a gobernantes a los que se les están dando más protagonismo del que merezca. Seguro que más de uno tiene ya a alguien en su cabeza, y no hay más que mirar al recién formado gobierno de Andalucía para darse cuenta de por dónde pueden ir los tiros.